Ana Frank. Oda a la estilográfica