Dejé mi lapicera en New York